No. Las bicicletas de pedaleo asistido tienen un motor de 250W de potencia máxima, tal como restringe la normativa en Europa, y únicamente disponen de motores de potencias superiores, generalmente de 350 o 500W, aquellos modelos que permiten llegar hasta 45 km/h, que hay que matricular como ciclomotores.

Generalmente, la potencia del motor nos da una idea de la velocidad que nos puede llegar a dar la bicicleta, y lógicamente de su consumo. Así pues, normalmente una bicicleta con un motor de 350W tendrá como única ventaja poder asistir al ciclista hasta velocidades mayores (45km/h).

La potencia, pero, no es una buena referencia para conocer la fuerza que tendrá la asistencia eléctrica para superar las subidas, sino que hay que fijarse en el par motor (Nm).