La gran mayoría de baterías son de Litio-ión, como la mayoría de aparatos electrónicos portátiles, puesto que se trata de la tecnología actual con un mejor equilibrio entre densidad energética y precio. Las primeras bicicletas eléctricas funcionaban con baterías de plomo que hacían subir el peso de la bicicleta a más de 40kg.

Según la mayoría de fabricantes, la vida útil de una batería de Litio-ión oscila entre los 500 y los 1.100 ciclos completos de carga. En este sentido, a nivel teórico, un ciclista que utiliza la bicicleta diariamente para hacer unos 15km y realiza el equivalente a dos cargas completas semanales podría usar la batería unos 10 años. A la práctica, pero hay que tener en cuenta que igual como pasa con otros aparatos, la batería va sufriendo un ligero desgaste anualmente con independencia de la utilización que algunos fabricantes cuantifican en hasta un 5%, de forma que no es extraño que haya perdido una parte significativa de su capacidad pasados 4 o 5 años, a pesar de seguir funcionando.

¿Cuál es el tiempo de carga de una batería?

El tiempo de una carga completa varía sobre todo dependiente de la capacidad total de la batería, de su voltaje y del transformador. A modo orientativo, las potencias de carga oscilan entre 50 y 150W, y los tiempos de carga entre 2,5 y 4 horas. En todo caso, la mayoría de fabricantes facilitan esta información. Una vez la carga está completa la mayoría de transformadores dejan de consumir de forma que no hay ningún problema en dejar la batería cargando durante la noche.

¿Cuánto pesa una batería?

Las baterías de mayor capacidad también pesan más, con diferencias que pueden llegar a los 3 o 4 kg. En este sentido, el más recomendable es ajustar la medida de la batería al tipo de uso mayoritario que se quiera realizar de la bicicleta.

¿Qué mantenimiento tengo que hacer a la batería?

Os  dejamos algunos consejos de mantenimiento, pero recomendamos consultar el manual de instrucciones facilitado por cada fabricante por saber de manera más precisa qué atenciones que tiene que recibir cada batería.

  • Antes del primer uso, hacer una carga hasta el 100%, siempre que no venga del todo cargada de fábrica.
  • Cargar las baterías con frecuencia sin esperar que se descarguen del todo. No hay que hacerlo después de cada uso, pero hay que tener en cuenta que la batería trabaja algo mejor cuando se encuentra por encima del 50%.
  • Guardar siempre las baterías en lugares secos y ventilados a una temperatura de entre 10 y 30 °C. Durante el invierno, cuando hace mucho frío, se recomienda guardar las baterías dentro de casa si la bicicleta está aparcada en un garaje o trastero.
  • Si se prevé no utilizar la batería durante mucho de tiempo, el ideal es dejarla con un nivel de carga entre un 50 y un 60%, ni muy vacía ni completamente cargada. Además, se tendría que realizar una carga completa como mínimo cada 3 meses.